Nacido en Jabalquinto (Jaén) allá por el 1959. A pesar de ello aún conserva la cabellera, la afición y las ganas de dibujar que cogió junto con las paperas en la más tierna infancia. Ejemplo admirable
para unos, falta de madurez para otros.

Y como además de dibujar, este hombre entiende que los demás deben verle sus cosas (entiéndanme,,,) ha colaborado en toda publicación que se pusiera a tiro, y como para muestra vale un botón
digamos que sus monigotes han visto la luz en diarios como JAEN, EL PAIS DE LAS TENTACIONES, IDEAL, DIARI D'ANDORRA, ETC, en fancines de toda época y condición, en revistas
como ALSUR, CUADERNOS DE HUMOR, BARZELONA COMICS, TEBEOLANDIA, TOTEM, MORTADELO, ZIPI y ZAPE, THE REAL, OPAR, CIRCULO DE LHORK,
TEBEOLANDIA, GIGAMESH, SOLARIS, CIRCULO ANDALUZ DE TEBEOS, MUY INTERESANTE JUNIOR,
etc.

Además de varios monográficos en su haber como ICONOMIAS SUMERGIGAS, SEIS POSTDATAS A UN TIEMPO, EL CAPITAN TRONADO, SWORD Nº 4, EL CAPITAN TRUENO
HOMENAJE, HECHICERO, EL BOCETO,
historia en color de 24 páginas, la colección GAÑAN EL BESTIAJO. Ilustrador y portadista de libros como MI SEÑORITO EL MAQUI, EN
BREVE CONQUISTARÉ ESTA TIERRA, CONAN UN ESTUDIO SOBRE UN MITO
, etc. Trabajos de publicidad y encargos de lo más variopinto jalonan, dicho en plan fino, la trayectoria de
este hombre empeñado en hacer carrera entre olivares, en lugar de emigrar a las mecas del cómic donde dicen atan los perros con longaniza. O algo así.

Algunos premios en su haber, pero aún no ha recibido el que sin duda merece, el de la constancia, su mayor virtud, si es que la cabezoneria lo es.

Monitor en varios cursos de cómic y por tanto responsable de contagiar a tiernos infantes con el virus viñetero.

Ha cultivado, como no, el género caricaturesco. En los cómics, donde es frecuente encontrar villanos y personajes secundarios que nos resultan familiares, así como en caricatura pura y dura,
normalmente por encargo.

Mas información sobre este tipo en su página web genérica www.paconajera.com, en la específica de caricaturas http://usuarios.lycos.es/vineta2000 y en la presente.



En la actualidad y a partir del tercer título: "Odisea en Iberia", es responsable de la serie Tartessos, guión y dibujo.




Guionista de los títulos: La Ruta del Estaño y La Espada de Crisaor
Dibujar cómics no es malo. Lo malo es intentar ganarse la vida dibujandolos. La gente puede entender que vivas del cuento, pero a nadie le cabe en la cabeza que puedas vivir del
cómic. Eso era lo que les pasaba a mis padres. Por eso tuve que estudiar la carrera de química, y de hecho, hoy soy licenciado en ciencias químicas por la facultad de ciencias de la
universidad de Granada y otras hierbas.

Nunca ejerci de químico. Yo, a pesar de todo, seguía erre que erre con lo de los comics. Empecé como casi todos con un grupo de amigos. Nos reuníamos en la cochera de Ángel
Bernabéu (un saludito, padrazo) a jugar al ping-pong y a dibujar historietas. De ahí nació un fanzine, "TARSUS", que publicó 6 números y del que se hicieron numerosas reseñas en la
prensa oficial y marginal de la época. Corrían los felices 80, Alaska aún era una pegamoide y Félix de Azúa publicaba "Historia de un idiota contada por él mismo". La movida y la
postmodernidad parecían lo mismo. Algunos amigos tenían colecciones de revistas de cómics, MADRIZ, CAIRO, BÉSAME MUCHO, METAL HURTLAND, 1984, TOTEM, EL VÍBORA,
CIMOC...¿Qué fue de todas ellas?. Los 80 se han contado de muchas maneras, pero yo prefiero el relato que de aquella época se puede extraer de los fanzines, y no sólo de los de
cómics. Fue una explosión de prensa alternativa, marginal, underground... La gente estaba viva. Parecía que seríamos capaces de cambiarlo todo.

Ya sabéis que no fue así, los 80 pasaron y la movida se paró. Es decir, que muchos nos quedamos en paro. Yo tuve tiempo de trabajar en muchas publicaciones diferentes, todas de
carácter amateur: QUE MAL TEVEO, JARABE DE PALO, EL OLIVO DEL BUHO, VIÑETA 6... Nunca se cobraba. A lo más, como vendíamos lotería para pagar la edición,
escamoteábamos unos dólares para irnos de marcha. En aquella época comer resultaba de mal gusto, solo se bebía y se fumaban canutos.

Y así, intentando sobrevivir de pequeños trabajos esporádicos relacionados con la publicidad, fui contratado como animador sociocultural en el ayuntamiento de La Carolina. En realidad
se trataba de una tapadera y pronto me fueron asignados los trabajos de cartelería y de diseño publicitario institucional. Pasé un año atado a la mesa de una biblioteca, que por cierto no
tenía el tablero abatible, compartiendo lápices y acuarelas con Manolo Solís, un viejo compañero del fanzine TARSUS. Aplicábamos las técnicas del comic a la carteleria y demás
material gráfico de difusión que generaban los diversos programas municipales de áreas tan dispares como: cultura, deportes, servicios sociales, fomento, juventud... luego me vi
envuelto en una cosa que se llamaba servicio militar donde, según decía mi padre, te hacían un hombre. Lo que no me dijo es que, de paso, también trataban de hacerte gilipollas. Creo
que eso era lo que parecíamos: un montón de hombres gilipollas.

Tras el periodo de vida castrado, digo castrense, un asunto sentimental llamado Mayte me llevó a trasladar mi residencia a Ceuta. Allí, comencé a trabajar en una agencia de publicidad
(F&A) realizando anuncios para prensa, guiones y storyboards para spots publicitarios, campañas de publicidad institucional, logotipos... Aquellos tipos debían pensar que más que a un
creativo, habían contratado a todo un equipo publicitario... Y para colmo no pagaban. El caso es que, para poder comer, me puse a trabajar en El Periódico de Ceuta. Realizaba tiras
cómicas diarias e ilustraciones y así nació mi primer personaje de comic con visos de continuidad: VICENTE EL VIDENTE.

La política de Ceuta era por aquel entonces algo más parecido a la boda de la hija de Vito Corleone que al parlamento de Estrasburgo ustedes me entienden. El caso es que los
chascarrillos del pobre Vicente no le parecieron oportunos a algún "político" local al que solía representar disfrazado del héroe del comic conocido como Batman, y sin comerlo ni beberlo
me vi ante el juez acusado de injurias y calumnias. De pronto todo aquello de la libertad de expresión comenzó a sonarme a camelo, sobre todo cuanto escuché al abogado de mi
demandante solicitar una indemnización de 20 millones de pesetas y una pena de un año de cárcel. Algunos días después Mayte y yo salíamos de Ceuta hacia la ciudad de El Ejido, con
la espada de Damocles pendiendo sobre mi cabeza (no era para tanto pero así queda más emocionante el relato).

En El Ejido mi vida cambió radicalmente. Encontré un trabajo fijo en el Area de Servicios Sociales del ayuntamiento, y tras la muerte de Mayte tuve la infinita suerte de conocer a Cristina
con quien comparto mis horas y a la que le debo la oportunidad de una vida nueva. La estabilidad emocional nos llevó a pensar en aumentar la familia. En la actualidad estamos
intentando adoptar dos niñas de La India. Pero en todo este maremagnum de circunstancias una cosa siempre me acompañó, la ilusión por dibujar historietas. En El Ejido, tras un periodo
en el que de nuevo me dediqué a la publicidad y en particular a la carteleria, conocí a un par de hermanos algo chalados que habían abierto una tienda de comics. Eran Antonio y Silvano
y con ellos y algún que otro evadido de los hospitales psiquiátricos de la zona formamos el colectivo NPI que con el tiempo se convirtió en la Asociación Cultural D.I.A.B.L.O.
(Dibujantes e Ilustradores Almerienses Buscan Locamente Oportunidades). Publicamos fanzines, hacemos exposiciones, cursos, viajes, montamos un stand en el Salón Internacional del
Cómic de Granada y colaboramos con otros grupos en actividades de muy diverso tipo, casi todas legales.

Con ellos publique en el año 2.000 mi primera novela gráfica, "De perros y Jabalíes", que aún podéis encontrar en las tiendas de cómics si miráis en esas estanterías llenas de polvo
que suelen estar ocultas en los rincones más oscuros de la trastienda. Recibí algunos elogios en la prensa (El País, Ideal, La voz de Almería) y en alguna revista del medio, de las que
recuerdo con mucho cariño la que me hizo Manuel Barrero, sobre todo por que se trata de un tío al que admiro y conozco, y estas dos circunstancias no se han dado a menudo en mi
tránsito mundano.

Luego volví a encontrar por casualidad a un viejo compañero del medio del que puedo decir que me considero un fan. Se trata como supondréis de Paco, con el que comencé a charlar
en diversas ocasiones de un proyecto que rondaba por su cabeza hacia ya mucho tiempo. Un buen día me propuso colaborar en él y tarde unos dos segundos en decirle que si.

En la actualidad realizo guiones para autores noveles así como para cortos cinematográficos a través de la productora "SINERGIA VIDEO"; he realizado el diseño de escenografía de
varias obras de teatro infantil para el grupo "Botavara" de El Ejido y no dejo de dibujar historietas, en particular como colaborador del Fanzine cordobés "Androito Ke-Ke" y, como no, de
los diferentes fanzines y publicaciones almerienses.

Todo lo demás no puedo contarlo porque he firmado una exclusiva con "Hola".